Mi problema con Brandy Melville y la talla única

mayo 01, 2020

En los últimos años, el sector de la moda ha experimentado toda una revolución con respecto a las tallas de las prendas, impulsada por el movimiento Body Positive, que pretende demostrar que los cuerpos de las mujeres no están cortados todos por el mismo patrón y es necesario apostar por la diversidad. Pero, en contraposición a esta corriente, muchas marcas prefieren optar por crear sus prendas en talla única bajo el lema "one size fits all", y dirigirse a un mercado objetivo con unas características físicas muy concretas.


Os preguntaréis qué hay de malo en que una tienda decida enfocarse a un único segmento del mercado y desarrollar una estrategia basada en el sentimiento de pertenecia (si entro en la ropa de cierta tienda, estaré formando parte de un exclusivo grupo de chicas que tenemos un cuerpo calificado como ideal por esa marca). Desde el punto de vista del marketing debo reconocer que es una técnica perfecta, que pretende generar un sentimiento de deseo por las ropa, y una gran satisfacción en el cliente cuando finalmente consigue embutirse en una de las prendas que venden. Ahora bien, si nos paramos a pensar en el daño que puede generar en la autoestima de las jóvenes, el problema resulta más serio de lo que parecía en un principio.


Brandy Melville se ha consolidado como una de las marcas más apreciadas por las jóvenes, público al que va dirigido. Desde esta cadena pretenden convencerte de que con sus prendas conseguirás encajar en el ideal de chica californiana, moderna y bronceada, además de extremadamente delgada. Toda la ropa que ofertan se adquiere en talla única, que corresponde a una 36 en España. Personalmente, nunca me ha llamado la atención el estilo de esta marca, pero hace unos días, paseando por Goya con una amiga a la que le encanta, decidí animarme a entrar. Me considero una chica excesivamente delgada, con algunas curvas pero sin pecho, uso una talla XS en la parte superior y una S (o M, dependiento de la tienda) en la inferior. Mido 1´68 y peso 50 kg. A día de hoy intento ganar algo más de masa muscular, pero mi metabolismo me lo impide. Había escuchado rumores sobre lo minúsculas que son las prendas de Brandy Melville, así que me probé un par de tops y vestidos para comprobar si esto era cierto. El resultado fue estremecedor: 3 de las 4 prendas me quedaban grandes.


Fue entonces cuando dentro de mí surgió un sentimiento de repulsión hacia la marca italiana. ¿Cómo pueden promover un tipo de cuerpo tan utópico? ¡Ni siquiera una chica como yo, que usa la talla XS en otras tiendas, es capaz de lucir una de sus prendas con comodidad! Obviamente me puse a pensar en el impacto que puede tener esta situación en una chica que no se sienta a gusto con su cuerpo. Al igual que a una mujer de talla L le puede afectar el no entrar en la talla que se considera ideal, la 36, también puede influir negativamente en una persona como yo, que quiere ganar peso, y probarse una de estas prendas le recuerda que está demasiado delgada. Porque sí, queridos lectores, la gente delgada también sufrimos discriminación y tenemos que escuchar comentarios relacionados con nuestra falta de carnes y sensualidad. 

Seamos realistas y admitamos que, para encajar en el ideal de belleza de esta marca, debemos haber pasado antes por el quirófano o ser un portento genético. Si eres un poco rellenita, las prendas no te servirán de ancho. Por el contrario, si eres delgada, lo más probable es que las pierdas de cintura o no termines de llenar del todo la parte de arriba. Es totalmente anormal que una mujer extremadamente esbelta posea unas curvas y un pecho de infarto. Lo único que consigue generar la "talla única" es una adicción a la perfección que en ocasiones puede degenerar en trastornos mentales.


El gran peligro de Brandy Melville es que su ropa gusta a la juventud. Crean atuendos de estilo veraniego y a la moda, que entran por los ojos. Parte de su éxito reside también en que, al ser prendas de talla única, no resulta necesario tener que pasar por el aburrido proceso de desvestirse en el probador y comprobar si algo nos sirve o no. Lo que ves es lo que hay, o lo tomas o lo dejas. A pesar de entender el gancho que tiene, he decidido no comprar nunca en esta cadena, que no posee escrúpulos ni tiene cuidado con lo que vende, a pesar de que sabe de sobra que su público son chicas jóvenes y vulnerables. Me niego a perpetuar la utopía del "cuerpo perfecto"

You Might Also Like

10 comentarios

  1. This is such an important topic. I agree that one size does not fit all - and I hate clothes that try to state otherwise! It just makes a lot of people feel badly about themselves.
    the creation of beauty is art.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yes, it´s not necessary to make people feel bad about their bodies. Thanks for your comment, sweetie

      Eliminar
  2. Un post muy interesante. No conocía esa marca. Gracias por la info.
    Feliz semana!

    ResponderEliminar
  3. La verdad que no conocía la existencia de esta marca de ropa y he quedado bastante sorprendida, sobre todo en estos tiempos cuando las marcas parecen que están entendiendo que necesitan reflejar la diversidad de cuerpos, esta marca decida centrarse solo en uno 😓😓

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo triste es que es super conocida entre las más jóvenes

      Eliminar
  4. wow no conocía esta marca y no me parece que usen una sola talla, concuerdo contigo completamente
    Gracias por el post!!

    ResponderEliminar